18 - 11 - 2017

EDICION 2010


Finalistas al premio al mejor artículo sobre la economía de Cantabria

 

El jurado de los Premios Periodísticos 2010 en su reunión mantenida el día 11 de noviembre ha decidido nombrar finalistas de la tercera edición del premio al mejor artículo sobre la economía de Cantabria a los siguientes artículos y autores:  

 

 

 

 

"Fortalezas de Cantabria para salir antes de la recesión" por Guillermo de la Dehesa

 

 

 

"Adiós Cantabria, adiós" por José Ramón Esquiaga

 

 

 

Se recuerda que los ganadores de cada una de las categorías de premios se darán a conocer en el transcurso de la Cena de Empresista que se celebrará el próximo día 26 de noviembre a las 20,30 hora en el Hotel Santemar de Santander.

 

 

 

Fortalezas de Cantabria para salir antes de la recesión

(Guillermo de la Dehesa)

 

El artículo hace un exhaustivo repaso por la evolución de la economía de Cantabria a lo largo de los dos últimos años, poniendo de manifiesto como en todos los indicadores analizados (tasas de crecimiento del PIB en términos absolutos, por habitante y por participación  sectorial sobre el total) presentan resultados comparativamente "menos malos" que los obtenidos a nivel nacional.

A partir de la constatación de esa situación, Guillermo de la Dehesa enumera las fortalezas relativas que Cantabria presenta frente a otras comunidades autónomas y que le permitirán acelerar su salida de la recesión:

  1. Un menor nivel de endeudamiento (por debajo del 50% de la media nacional), que permite que el proceso de ajuste sea menos duro que el de otras CCAA.
  2. Una tasa de desempleo muy inferior también a la media nacional que contribuye a un mayor  equilibrio social y a un menor despilfarro de capital humano.
  3. Un menor stock de viviendas terminadas sin vender (en torno al 50% de la media nacional) que facilitará un recuperación más rápida del sector de la construcción residencial.
  4. Un dinamismo superior tanto en la demanda externa como interna, que se pone de manifiesto en el crecimiento tanto de exportaciones como de importaciones.
  5. El atractivo que ofrece a los residentes de CCAA limítrofes, que compran segundas residencias, pernoctan o pasan fines de semana en Cantabria, invirtiendo, alquilando y consumiendo bienes por los que pagan IVA y otros impuestos especiales,
  6. La presencia de dos universidades (U.C. y U.I.MP.)  para sólo 600.000 habitantes, que redunda en la calidad  del capital humano y en una contribución al crecimiento  económico de 0.7 puntos porcentuales (sólo la U.C.).
  7. El Banco de Santander, por su fortaleza financiera como uno de los tres mejores bancos comerciales del mundo, su aportación fiscal a las arcas públicas por el hecho de estar domiciliado en Cantabria y las inversiones que tiene previstas en los próximos cuatros años (Centro de Proceso de Datos y Centro de Arte y Cultura).

 

Adiós Cantabria, adiós

(José Ramón Esquiaga)

 

"Desde que empezó lo más duro de la crisis, en la primavera de 2.008, casi 3.000 cántabros se han desplazado fuera de España en busca de trabajo, lo que convierte a Cantabria en la cuarta comunidad autónoma con mayor fuga de trabajadores al extranjero".

A partir de este hecho, Esquiaga hace una reflexión sobre las consecuencias de la emigración en base a las experiencias de tres cántabros que trabajan o van a iniciar su actividad profesional fuera de España en los próximos meses.

Teniendo en cuenta que el perfil de los trabajadores que buscan nuevas oportunidades de empleo fuera de nuestras fronteras responde a elevados niveles de cualificación, una lectura de negativa de este cambio de tendencia se traduce en:

  • ü El desaprovechamiento del talento y de la inversión en formación, del que se benefician sin coste alguno los países receptores.
  • ü La ampliación de la brecha de crecimiento diferencial respecto a los países de acogida, en la medida en que los trabajadores desplazados generan riqueza tanto en términos fiscales como productivos y de competitividad.

Frente a este planteamiento de pérdida de recursos, se presenta una visión mucho más positiva basada en el enriquecimiento que supone el conocimiento de entornos laborales y empresariales muy diferentes al español.

Por una parte, el trabajador importa el conocimiento y la experiencia adquirida a lo largo de su andadora profesional, lo que supone, a nivel personal,  una notable mejora de sus condiciones de empleabilidad y, a nivel colectivo,  un mayor valor para la empresa que se traduce en mejores niveles de competitividad.

Además, el conocimiento de los mercados y de los modelos de gestión empresarial de otros países facilita la definición de estrategias de internacionalización entre las pymes, elevando así probabilidades de éxito cuando deciden abordar mercados internacionales.

A la vista de estas consideraciones, solo queda por descubrir si a la vuelta de su experiencia, los trabajadores emigrados encontrarán "un país y una economía capaces de sacar partido de todo ello".

 

Imprimir