27 - 2 - 2024
Bolsa de Empleo para Colegiados
Fomación
Colegiación
 

REVISTA COLEGIAL


Revista nº 8. Junio 2010

 

EDITORIAL

 

Queremos arreglar esto, y no vamos a esperar a que nadie lo haga por  nosotros. Porque si no lo arreglamos nosotros, ¿quién lo va a hacer? Llevamos demasiado tiempo viendo en todas partes lo mal que está todo. Es casi lo único que nos cuentan. 

 

Pero la crisis no solo está ahí fuera, también está en nuestras cabezas. Nos ha hecho perder la confianza, nos ha contagiado el pesimismo, el desánimo. Esto es lo primero que debemos arreglar, queremos recuperar la confianza. 

 

Somos gente como tú, y pensamos lo mismo que tú piensas. Y lo que hacemos es lo que tú hubieras hecho en nuestro lugar.

 

Estas son algunas de las expresiones que podemos encontrar entrando en la página web  de la campaña www.estoloarreglamosentretodos.org y a las que entiendo todos nos debiéramos unir. Esta campaña nos define una excelente actitud ante la vida que si somos capaces de seguir solucionaría muchos de nuestros problemas actuales y futuros. Por el contrario en este momento de  evidente crisis económica,  política y social, todo el mundo parece que se ha puesto de acuerdo en señalar como culpable a nuestro Presidente de Gobierno por su ineptitud y tardanza en tomar las decisiones que nos hubiera salvado de la crisis, requiriendo su dimisión como solución a todos los males instalados en nuestra sociedad. No es de extrañar que esta premisa se haya instalado en todos los medios de comunicación y en todos lo sectores relacionados con la economía, pues suele ser habitual y consustancial en nuestra forma de ser el tirar balones fuera y culpar a cualquiera antes que nos culpen a nosotros de los desastres de este mundo.

 

Ahora resulta que de la crisis no tienen ninguna culpa  los sindicatos preocupados más de los trabajadores activos que de encontrar soluciones a los ciudadanos desempleados, los empresarios que no destinan sus beneficios a la inversión e innovación de sus negocios preocupándose más del beneficio inmediato, los trabajadores que no han intentado ser más productivos en el desarrollo de su trabajo, los especuladores que se alimentan del beneficio a corto plazo,  las entidades financieras que no han previsto la imposibilidad de hacer frente a sus deudas de algunos de sus clientes, los ciudadanos que se han dedicado a vivir por encima de sus posibilidades sin pensar en el futuro, los parados que no se han preocupado de reciclar sus conocimientos, los dirigentes de fondos de inversión que destina todos sus esfuerzos a destruir la confianza de los mercados en determinados países, los economistas que prestan sus servicios en "sesudos" centros de análisis y estudios financieros incapaces de prevenir la que se nos venía encima y de solucionar esta situación, los inversores en paraísos fiscales que prefieren no pagar impuestos en España, los defraudadores de impuestos que consigue que los declarantes paguen más impuestos, los asesores fiscales de los defraudadores que contribuyen con sus conocimientos a defraudar a la Hacienda Pública, la economía sumergida que no colabora en el sostenimiento de los gastos públicos, los funcionarios que no cumplen con su trabajo y resultan una carga para las cuentas públicas, los auditores de cuentas que venden su independencia a las empresas, los jubilados que se aprovechan de las ventajas que tienen y las utilizan para favorecer a sus familiares, los medios de comunicación que en vez de informar dedican sus artículos a jalear o vilipendiar a las autoridades según resulte de interés al grupo mediático del que formen parte, los corruptos tanto en el ámbito público como privado cuyas "ganancias" las pagamos   entre todos, los constructores que pedían poder construir en cualquier terreno para conseguir un precio inferior del suelo sin entender que el problema era la cantidad de inmuebles construidos, los alcaldes que con la finalidad de conseguir fondos para su ayuntamiento concedieron licencias para construir sin pensar en el futuro de su pueblo, los partidos políticos nacionales en la oposición que solo piensan en ganar las próximas elecciones a cualquier precio, los partidos políticos nacionalistas o regionalistas que aprovechan la crisis para obtener ventajas para su territorio y por supuesto el Gobierno que no ha sabido tomar aquellas decisiones mas acertadas para amortiguar los efectos de la crisis. Así podríamos continuar enumerando a todos los sectores de la sociedad y seguro que cualquiera de nosotros nos sentiremos aludidos en varias ocasiones.          

 

Evidentemente si todos tenemos algo de culpa en la llegada de la crisis la mejor y quizás única forma de  salir de la misma debe ser la colaboración de todos los sectores económicos, sociales y políticos en la búsqueda de soluciones. Es el momento de aparcar las diferencias que habitualmente tenemos y que en otras circunstancias son necesarias para mejorar. Ahora debemos mostrarnos unidos ante la comunidad internacional y buscar la mejor solución que contribuya a construir un futuro económico más justo, sostenible, solidario y perdurable en el tiempo.          

    

Imprimir