27 - 2 - 2024
Fomación
Colegiación
Bolsa de Empleo para Colegiados
 

REVISTA COLEGIAL


Revista nº 3. Junio 2008

 

EDITORIAL DE LA REVISTA

 

LA AGENCIA CANTABRA TRIBUTARIA UNA GRAN OPORTUNIDAD

 

En Cantabria ya tenemos conocimiento desde hace tiempo de la intención del Gobierno autónomo, en especial de su Consejero de Economía y Hacienda, de crear una Agencia Tributaria propia en esta legislatura. Incluso ya sabemos que la denominada 'Casa de Piedra', o 'Casa del Pasiego', situada en los números 13 y 14 del Paseo de Pereda, será la futura sede de la nueva Agencia Tributaria de Cantabria.

 

Recientemente el Consejo Económico y Social de Cantabria, una vez estudiado el anteproyecto de Ley de creación de la Agencia remitido por el Gobierno el pasado 15 de abril, recomendaba a la Consejería  crear una oficina para la defensa del contribuyente dentro de la Agencia Cántabra Tributaria que se encargue de velar por la efectividad de los derechos y garantías de los ciudadanos en sus relaciones con la Administración. No estaría de más, añadiría yo, que se pudiera crear algo similar a un Turno de oficio con profesionales de la asesoría fiscal para que pudieran aconsejar a los contribuyentes, con escasos recursos económicos, en sus relaciones con la nueva Agencia Tributaria y así  obtener unas totales garantías para los ciudadanos en la aplicación correcta de la tributación que les corresponde. De todas formas esperemos que cuando pase el proyecto de ley por la Comisión correspondiente del Parlamento de Cantabria se mejor todos aquellos aspectos que  todavía son susceptibles de mejora.   

 

Tres deben de ser, a mi entender, los objetivos perseguidos por la nueva Administración Tributaria: primero una cercanía de este organismo a los ciudadanos para ayudarnos a cumplir correctamente con nuestras obligaciones fiscales. En segundo lugar otro objetivo fundamental lo constituye  la ingrata y poco reconocida lucha contra el fraude fiscal. Por último conseguir para los funcionarios de la Agencia una total independencia respecto a los poderes públicos o privados de nuestra Comunidad. El cumplimiento de estos tres objetivos puede convertir a esta Agencia en una garantía de la eficacia de la Administración Autonómica y cerrar para siempre el obsoleto debate sobre la necesidad o no del desdoblamiento de la Administración Pública en Estatal y Autonómica

 

El ciudadano debe percibir un  cambio en sus relaciones con la administración que le lleve a confiar plenamente en la misma, tenemos que aprovechar para aplicar toda la capacidad en innovación tecnológica de la que sea posible y de este modo este organismo puede ser la locomotora que arrastre a toda la sociedad hacia  las aplicaciones en Internet. Debemos  poder romper la brecha digital que nos separa de las sociedades más avanzadas en tecnología informática y que, pese al esfuerzo de los gobiernos central y autonómico, todavía estamos por debajo de los niveles deseables.    

 

Unos altos índices de fraude fiscal, se habla de un 20% del Producto Interior Bruto, constituye una tremenda injusticia y se hace difícilmente soportable para cualquier sociedad que se considere justa y solidaria. Más cuando conocemos que en la actualidad entre la Rentas del Trabajo y el IVA se recauda el 65% del total de ingresos tributarios de la Hacienda Pública, esto supone que los trabajadores mediante las retenciones en sus salarios y con el consumo diario soportan la mayor parte de la carga tributaria. Esto no es justo, las rentas empresariales y las rentas de capital deben asumir el mayor coste de nuestro sistema tributario pues son los que mayores beneficios obtienen del correcto funcionamiento del sistema económico que de forma mayoritaria hemos asumido todos los ciudadanos.   

 

La independencia de las personas que desarrollen su actividad profesional en la Agencia Tributaria debe estar garantizada. En una comunidad pequeña, donde todos los agentes que intervienen en la economía cantabra tienen diversas relaciones de amistad,  es fundamentalmente garantizar la igualdad de trato a todos los ciudadanos en sus relaciones con la administración y este debe ser objetivo prioritario de la nueva Agencia Tributaria.

 

El Colegio de Empresistas de Cantabria esta dispuesto a colaborar en el cumplimiento de estos tres objetivos que deben indicar el camino a seguir a nuestras autoridades y así poder aprovechar esta gran oportunidad de demostrar la capacidad de nuestra administración tributaria autonómica. 

Imprimir